SLIDER

DEVOCIÓN

Termino de leer la primera parte del último libro de Patti Smith: Devoción. Lleva como título "Cómo funciona la mente" y cierra con Patti de regreso a su casa después de haber recorrido un cementerio francés en busca de la tumba de Simone Weil, esa filósofa genial a la que pocos conocen. Digo "cierra" y en verdad me equivoco. Nada se cierra. Todo es apertura cuando se lee a Patti Smith. Todo es ganas de disfrutar la vida, los pequeños detalles, una ventana abierta a un jardín secreto. Escribo "secreto" y también me equivoco. Nada es secreto en la voz de una mujer que hace de sus días un canto memorable. "Devoción" es sobre todo esa actitud ante la vida que aprendemos de ella. 


Patti Smith por Jesse Dittmar

"Devoción", del latín devotiones: voto, consagración, dedicación. Ser devotos de la vida, de las experiencias que dejan huella. Cada uno es libre de elegir su propio dios. Me gusta pensar que el credo se escribe todos los días y la única trascendencia está en las cosas mismas, en los momentos que nos animamos a atesorar sin necesidad de explicaciones. Esa es la fe que profesa Patti y la que nos transmite sin facilitarnos ningún manual de instrucciones. Leerla es un acto de resistencia frente a la frivolidad, las vidas acartonadas y edulcoradas artificialmente. 
La última parte del libro, titulada "Un sueño no es un sueño", empieza como una pequeña oda a la soledad. Y, sin embargo, si algo disfrutamos de las memorias de Patti son sus encuentros, las conversaciones que conserva, su diálogo con vivos y muertos. En mi afán por conocer la historia de las palabras, me sumerjo otra vez en la etimología. "Soledad", del latín solitas: cualidad de estar sin nadie más. Me quedo en la palabra "cualidad". Reparo en que no dice "capacidad". Una cualidad es otra cosa. Es más bien una actitud, como la devoción.
Ya lo dije: en Patti nada se cierra. Sus anécdotas están abiertas, nos convocan, nos invitan a revivir las propias. Desde su soledad, Patti cuenta las historias de todos. Quizás ahí radica su principal cualidad. La llave que abre todos nuestros jardines.

Patti Smith



2 comentarios

  1. Hola Sofìa, soy la lola perez de Ig. Es muy lindo lo que escribiste sobre el libro de Patti. "Leerla es acto de resistencia..." comparto plenamente tu idea. Siempre digo que leer un libro de ella es como charlar con una amiga. Ya compré "Devoción" y apenas termine el que estoy leyendo , sigo con el de Patti. Gracias y hasta siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lola! ¡Qué lindas palabras, gracias! Tal cual, un buen libro es una conversación hermosa a la que podemos volver todas las veces que queramos. ¡Después contame qué te pareció Devoción! Abrazo grande.

      Eliminar

© Place de la Folie • Theme by Maira G.