SLIDER

REUNIÓN DE PARTES LEJANAS

Hace más de un mes que no escribo en el blog. Pasaron demasiadas cosas. Incluso el verano. Tengo preparada una bolsita para juntar hojas caídas con mi hija hoy a la tarde. De a poco voy inventando una nueva rutina. No todos los días son del mismo color. Cada vez que pienso en mi rutina recuerdo a Alice Munro. La imagino escribiendo mientras sus hijas dormían la siesta. Robándole al día cada destello de luz que necesita la escritura. Aunque sea a cuentagotas.

Alice Munro. Escritora canadiense.

No sé por qué después de leer Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio, uno de sus libros de cuentos, necesité hacer unos breves resúmenes de cada una de las historias. Quizás estaba tratando de llegar al corazón de Munro. No lo sé. A mí, que escribo con frases cortas, me cuesta mucho resumir de qué trata un cuento. ¿Será porque pienso que los detalles son parte fundamental de la historia? ¿Será porque me cuesta ver a las personas/personajes unilateralmente?
Buscando otra cosa, hace un par de días encontré esta nota en el blog de Eterna Cadencia y me pareció bellísima la descripción que realizan las autoras (María José Eyras y Cecilia Sorrentino) de la escritura de Munro. La definen como una reunión de partes lejanas, inspiradas en un fragmento de Virginia Woolf (sobre la que estaba, en realidad, leyendo). Me pareció que todo confluía y que, en efecto, no es difícil trazar líneas de continuidad entre ambas escrituras. Las dos tienen una mirada particular de la vida cotidiana. Una mirada desde la superficie, como si solo allí pudiera cristalizarse la verdadera profundidad. Tal vez, pienso ahora, porque las dos sabían que quien desciende a lo profundo jamás vuelve. 
El "halo luminoso de la vida", como decía Woolf, escondido en los pequeños detalles. Y, de repente, un golpe. La vida misma nos golpea, nos sacude la realidad, ¿dónde estamos? Pienso que hoy mi respuesta está en esa reunión de partes lejanas. Algunas están en mi infancia, en esa casa con la que a veces sueño y aún no puedo escribir. Lo cierto es que están por todas partes. "Lejana". ¿Se acuerdan de ese cuento de Cortázar? A mí siempre me impresionó mucho. Estar y no estar en la propia vida. Ser y no ser quien inventa su propia rutina. Puede que uno mismo sea una reunión de partes lejanas. 
¿Será eso lo que Woolf y Munro nos quieren decir?  

  

2 comentarios

  1. Siempre es un placer leerte Sofi. Y si, creo que somos fragmentos de tiempos vividos, que van y vienen y por momentos, sólo por momentos se unen para darle un sentido fugaz a nuestra existencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Adri querida. Hay que encontrarle la magia a ser "fragmentos de tiempos vividos". Me encantó. Gracias por tu lectura siempre lúcida y atenta.

      Eliminar

© Place de la Folie • Theme by Maira G.