SLIDER

LOS SENDEROS DE LIV ULLMANN

La vimos en Persona (1966), Gritos y susurros (1972) y Escenas de la vida conyugal (1973), entre otras tantas películas que quedarán marcadas a fuego en la historia del cine, como quedarán también sus ojos melancólicos, su piel delicada, sus infinitos gestos. Pero pocos la han leído, que es la mejor forma de ingresar en el corazón de una de las mejores actrices de la historia: Liv Ullmann.

Liv Ullmann, actriz noruega nacida en 1938

Lamentablemente perdí mi primer ejemplar de su libro Senderos (publicado en 1976 en noruego y traducido al inglés por la propia Ullmann bajo el título Changing) donde tenía todas mis marcaciones y comentarios al margen. El comienzo mismo ya revela una escritura profunda y sin máscaras:

Nací en un pequeño hospital de Tokio. Mamá dice que recuerda dos cosas: 
Un ratón que corría por el suelo, lo cual le pareció un signo de buena suerte. 
Y una enfermera que se acercó sobre ella para susurrarle en tono de disculpa: "Me temo que es una niña. ¿Preferiría decírselo usted misma a su esposo?

Lo que sigue es una especie de diario novelado de su vida vista desde sus miedos, sus fantasías, sus amores, su hija Linn (a quien está dedicado el libro). Nos habla de sus miedos como madre, como profesional, como amante de su gran amor y maestro Ingmar Bergman, el padre de su hija. Nos cuenta acerca de su vida junto a él en Fårö, una isla en Gotland, Suecia, que fascinó tanto a Bergman en 1960 que el cineasta construyó allí su casa y filmó en sus paisajes varias de sus más famosas películas.

Liv e Ingmar en Fårö 

Leyendo Senderos logramos escuchar los verdaderos gritos y susurros de una mujer de un talento inmenso, de una preocupación infinita por sostener la vida con fuerza, sin olvidar ningún detalle, agradecida y consciente de que la vida buena es aquella que queremos y construimos para nosotros mismos (como le gustaba decir a otra gran mujer a la que ya mencioné alguna vez por aquí, Diana Vreeland).




Dos fotografías de Liv junto a su hija Linn

El amor, escribe Ullmann, tiene muchas caras. Con tristeza despide a su hija Linn, quien va a visitar a su padre una vez ya separados. Los fragmentos en que relata su separación de Bergman son de una autenticidad cuidada, pero sin artilugios, no te evita ninguna lágrima. Como la ocasión en que Bergman y su nueva mujer la invitan a ella y a su hija a pasar unos días de vacaciones con ellos en la misma casa de Fårö donde habían vivido antes juntos. No es fácil volver a una casa que fue tu casa, donde ahora vive otra mujer con quien fue tu marido y es el padre de tu hija. Y sin embargo, Ullmann acepta la invitación y se sorprende al advertir que esa otra mujer no ha cambiado casi nada, que muchos de los objetos permanecían en su lugar de siempre y que sólo así, ella y él, iban a poder ser verdaderos amigos.


Les dejo de regalo el trailer del maravilloso documental filmado por Dheeraj Akolkar en 2012, acerca de la relación entre Liv & Ingmar. Que lo disfruten.

  

4 comentarios

  1. Que' lindo resume' sobre Liv Ullman, sus 'senderos' y sus amores!
    Creo que casi todas las mujeres podrian identificarse en la Ullmann!

    Bravo Sofi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Samantha! Así es, creo que la experiencia de Ullmann es la de muchas mujeres que tratamos de hacer congeniar los distintos aspectos y senderos de nuestras vidas, ya sea con mayor o menor suerte. ¡Abrazo grande!

      Eliminar
  2. Sofi, me encantó esta publicación. Muchas gracias por hablar de este libro, que voy a leer, y de esta peli, que voy a ver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Lu! Tanto el libro como la peli son excelentes. ¡A disfrutar! Besosss

      Eliminar

© Place de la Folie • Theme by Maira G.