SLIDER

LAS CARAS DE LA MUDANZA

25.6.16

Mudar, del latino mutāre ("cambiar"). Según la Real Academia Española, el verbo significa (entre otras cosas): 1) dar o tomar otro ser o naturaleza, otro estado, forma, lugar; 2) dejar algo que antes se tenía y tomar en su lugar otra cosa; 3) dicho de un ave: desprenderse de las plumas; 4) dejar el modo de vida o el afecto que antes se tenía, trocándolo por otro. Parece entonces que toda mudanza es un cambio, pero también una mutación.

No hay comentarios

BLOOMSDAY O EL AMOR EN PALABRAS

16.6.16

Las calles de Dublín están de fiesta. Hombres y mujeres vestidos según la moda eduardiana en pleno siglo XXI. Sombreros, libros y sombrillas que se juntan para homenajear a una de las novelas más importantes del siglo pasado: el Ulises, de James Joyce. La celebración (que se conoce como Bloomsday en homenaje al protagonista de la historia, Leopold Bloom) dura una semana entera y convoca a lectores de todo el mundo.

Marilyn Monroe leyendo el Ulises
La novela de Joyce narra los acontecimientos vividos por Leopold Bloom el 16 de junio de 1922, desde su desayuno a las 8 de la mañana hasta la madrugada del día siguiente. Uno de los hábitos de los amantes de la literatura que participan del Bloomsday es encontrarse temprano a desayunar exactamente lo mismo que Leopold en la novela, para luego continuar el itinerario del personaje en uno de los días más famosos de la literatura universal.


Joyce no eligió el 16 de junio por azar. Ese fue el día en que tuvo la primera cita con quien luego sería su mujer y madre de sus hijos, Nora Barnacle. Si bien en la novela Molly (la mujer de Leopold) le es infiel, el amor es un condimento fundamental de la historia. Pensemos que estamos a comienzos del XX, la vida moderna traía consigo cambios en la ciudad y en las relaciones humanas. Joyce lo sabía y por eso escribió una novela que, si bien está plagada de referencias simbólicas y literarias que dificultan muchas veces su lectura, bucea en las profundidades de la consciencia humana, en sus infinitos senderos que se bifurcan como las callecitas de Dublín bajo los zapatos de Leopold.
Por eso es que, más allá de la conmemoración, los disfraces eduardianos y el fanatismo que también puede provocar la literatura, Bloomsday celebra el amor. El amor por una mujer, cuyo primer encuentro se inmortalizó en palabras (están publicadas las cartas de Joyce a Nora, cargadas de erotismo y amor pasional); el amor por la escritura y, por supuesto, la literatura toda; el amor por la ciudad natal, pues aunque Joyce se exiliara de ella con tan sólo 22 años, Dublín siempre estuvo en su corazón y, por suerte para nosotros, en su pluma.

James Joyce y Nora Barnacle el día de su casamiento, 1909.

 
2 comentarios

EL ÁNGEL DE LA CASA

5.6.16

El 21 de enero de 1931, en una helada jornada londinense, Virginia Woolf dio una conferencia en la Sociedad Nacional de Servicio para las Mujeres. La habían invitado a participar de un ciclo sobre las profesiones de la mujer para que comentara la suya propia: la literatura. Virginia sabía muy bien que escribir es un trabajo, un oficio que se aprende con la práctica, venciendo el horror de la hoja en blanco y los fantasmas que esconden las palabras.

Virginia Woolf, 1931
2 comentarios

UN LIBRO SIN HOJAS

1.6.16

Hace unos meses la abuela paterna de mi hija le regaló un libro muy especial. Un libro sin hojas, de tapa dura y un cajoncito que se abre haciendo un poquito de fuerza o como por arte de magia. Enseguida saltaron del cajón los personajes más curiosos: un Rey Sapo, un cerdito travieso, una llave secreta y otros tantos amigos escondidos en figuritas redondas que se pegan en las caras internas de nuestro libro sin hojas, donde también hay dos filas de simpáticos botoncitos que emiten diversos sonidos.
Foto por Imaginarium

2 comentarios
© Place de la Folie • Theme by Maira G.