SLIDER

EL ANIMAL MÁS TERRIBLE

Un niño juega con sus hermanas en la ladera de un monte. Corren, hacen picnics, suben hasta la cima y, desde allí, se dejan maravillar por la abundancia de la selva tropical atlántica, por la fiesta de sus infinitos verdes. Señalan divertidos una cascada que se ve a lo lejos, se ríen, vuelven a la casa satisfechos, con los pulmones repletos de oxígeno y alegría.
El niño crece. Su padre no quiere que permanezca en la chacra. Lo envía a París, donde el niño estudia economía, obtiene su doctorado, se enamora, satisface la voluntad paterna. Hasta que un día, en un congreso académico, descubre la fotografía. Y su mundo cambia.

Fuente: Sean Gallup/Getty Images Europe

El nombre de este niño es Sebastião Salgado. Uno de los fotógrafos más reconocidos en el mundo entero. Aunque ya es un hombre mayor, en sus ojos pervive el niño que alguna vez fue. Esos ojos conservan también todo lo que han visto a lo largo de más de 40 años de viajes y que nosotros podemos ver a través de las fotografías que componen sus impresionantes libros, pensados y diseñados con su mujer, Lélia Wanick Salgado.
Desde el cansancio de los trabajadores en las minas de Indonesia, a la fatiga de los pescadores sicilianos o la tragedia de los refugiados, los ojos de Salgado han sido testigos de la condición humana, de sus miserias, pero también de sus grandezas. Mientras Sebastião recorría los cinco continentes, Lélia lo esperaba en casa con sus dos hijos pequeños. Cuando regresaba, se sentaban largas horas a diseñar los libros, a soñar con los próximos viajes, a recordar los sueños de su niñez. La infancia, si bien no titula ninguno de los libros de Salgado, está presente en todos ellos. Los atraviesa. A veces los perfora y nos perfora.


Fotos de S. Salgado

En 2014, la vida de Salgado fue contada por Wim Wenders en su documental "La sal de la tierra" (filmado en conjunto con uno de los hijos de Sebastião: Juliano Salgado). Allí, Wenders nos dice que un fotógrafo es alguien que escribe y reescribe el mundo con luces y sombras. Alguien que dibuja con la luz. Y así vemos a Salgado en cada momento del homenaje/documental, en los que narra la crueldad del hombre y hasta se deja fascinar por la amistad de una ballena.

Foto de S. Salgado

Filmar este documental sobre la vida de su padre, le ha permitido al hijo reconciliarse con sus largas y reiteradas ausencias. Entender el proyecto de vida de sus padres, amarlos aún más. Contarnos cómo un día, cuando el niño volvió a la chacra de su infancia y subió de nuevo a la cima del monte, se encontró con que ninguno de los árboles que allí respiraban seguía vivo. La deforestación del bosque había sido devastadora. A lo lejos ya no se veía la cascada. Entonces Lélia, la gran madre y compañera, tuvo una sencilla y genial idea: replantarlo. Con la misma voluntad con la que toda la vida esperó a su marido, metió las manos en la tierra y plantó 2.5 millones de árboles. 600 hectáreas. Y fundó allí el Instituto Terra.

Foto de Ricardo Beliel

Hoy, Salgado vuelve a la montaña y se le llenan los ojos de lágrimas al soñar que, en algunos años, volverá a aparecer la cascada de su infancia. No duda de que así será. Y dicen que los deseos, cuando son verdaderos, siempre se cumplen.
Eso lo saben bien esos mismos ojos que lloraron toda la crueldad y miseria de la que es posible el hombre o, como prefiere definirlo Sebastião, "el animal más terrible de todos".

Foto de S. Salgado





11 comentarios

  1. woww! no conocía la historia! me enamoré! gracias por compartirla <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡De nada, Vicky! ¡Qué bueno que te haya gustado! Si podés mirá el documental, es imperdible. Abrazo.

      Eliminar
  2. A ver el documental ahora con tan lindo prologo

    ResponderEliminar
  3. A ver el documental ahora con tan lindo prologo

    ResponderEliminar
  4. Sofi: ¿cómo se llama el documental de Wnders? NO LO CONOCÍA Y ME MUERO POR SABER MÁS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cris querida: el documental se llama "The Salt of the Earth". Es IMPERDIBLE. Contame después qué te pareció. Besos.

      Eliminar
  5. Sofi, siempre con palabras cálidas y sentidas. Gran fotógrafo y gran historia de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga querida. ¡Me alegra que la lectura de este pequeño post te haya impulsado a disfrutar el documental!

      Eliminar
  6. Amo a Salgado, qué bellas palabras para contar su historia! Hermoso tu blog Sofía, gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a vos, Karina! ¡Qué alegría que te guste el blog! Abrazo grande.

      Eliminar

© Place de la Folie • Theme by Maira G.