SLIDER

Kairos o el tiempo del deseo

22.8.13

¿Existe un tiempo justo? Esos momentos, alejados del tic-tac de los relojes, que definen un instante correcto donde las decisiones parecieran tomarnos, en vez de nosotros a ellas.

Los griegos creían que sí y lo llamaban Kairos. Dicen que, a diferencia de Chronos, este dios de los "momentos de apertura" era el hijo menor de Zeus y que apareció por primera vez en La Ilíada, haciendo referencia a un "lugar vital o letal en el cuerpo humano". ¿Pero en qué órganos, en qué extensión de la piel se esconde Kairos?

Lo que sabemos es que irrumpe con la fuerza de una tormenta, lo que no es casual. "Kairos" designa también el estado del tiempo, tanto en el griego antiguo como en el moderno. Irrumpe y desenmascara la linealidad de ese otro tiempo, el cronológico, que nos esclaviza pero también nos ordena.

Quizás alguien podría insistir en que Kairos es el tiempo del deseo, que no conoce de relojes, ni de cualquier antes o cualquier después.

Sabemos, a su vez, que es imposible perseguirlo. No por nada los griegos lo representaron como un joven astuto, de largo mechón en la frente y completamente calvo por detrás. ¿Cómo podemos entonces saber en qué momento pasará corriendo a nuestro lado, para agarrarlo con fuerza y cambiar así el curso de nuestra vida?


 


Aquí podemos ver a Kairos, en un detalle del fresco realizado por el pintor manierista italiano Francesco Salviati (1510 - 1563) 

No hay comentarios
© Place de la Folie • Theme by Maira G.